José ''MARCHÁ''

 

LA REALIDAD ALUMBRADA


Afrontar la pintura y el realismo como compromiso en la creación artística, es hoy casi una audacia. J. Marchá ha aceptado asumir ese compromiso con rigor y valentía, creando una obra que acude a la pintura con dominio, solidez, técnica y se coloca entre el pasado y el futuro. Marchá ha sabido unir su pintura con la Pintura Hispánica de los Grandes Maestros sin renunciar a su tiempo. Concentrado en el espacio cotidiano produce un espacio ''irreal'', metafisico, de connotaciones oníricas. Sin dejar de utilizar las lecciones de los clásicos, introduce nuevos cánones para la distancia, la atmósfera, la perspectiva y la densidad matérica, valores que otorgan a su pintura una enorme fuerza y poesía.


Se trata de un pintor autodidacta que en medio de la acuciante carrera de rupturas de la modernidad, sabe ser fiel a una técnica pictórica soberbia y a una inspiración personal. La eclosión artística de J. Marchá tiene una grandeza que escapa a lo cotidiano y adquiere categoria universal en las pinturas donde el artista plasma la conjunción de sus sentimientos: cerámicas, frutas, telas, paredes, ventanas, fondos de paisaje, magistralmente dispuestos en el plano donde el cuadro se prolonga mas allá de sus límites naturales.


Dentro de la vigorosa corriente del Realismo, siempre renovada en el Arte Contemporaneo, la pintura de J. Marchá es una mirada del Siglo XX con elementos que usaron magistralmente los Maestros Renacentistas.


En definitiva, la corriente realista hispánica queda perfectamente representada por uno de sus mas notables cultivadores, en cuya obra laten ecos del mundo de Zurbaran, Sanchez Cotan, Van der Hamen, Velázquez, Meléndez... Su realismo tamizado por una concepción poética, misteriosa y onírica nos ayuda a interpretar el Universo estético, morfológico y antropológico que nos rodea. Su producción se abre en un abanico temático que incluye la mas exquisita sublimación de la naturaleza, donde el artista se recrea en un virtuosismo pictórico insuperable.


El paso del tiempo y la transformación de la discusión en torno al arte se ha encargado de demostrar la gran pertinencia de trabajos que, como el suyo, plantean una pintura atemporal, independiente de categorias vanguardistas.


J. Marchá asume con el ímpetu de su creatividad un rol protagónico en las Artes Plásticas del Nuevo Siglo.


Plutarco: ''Sig igitur ad astra'' (Asi se llega a las estrellas).




Maria de Juan